3 detalles que debes tener en cuenta al elegir una vajilla

El estilo y la forma de la vajilla tiene mucha más importancia a la hora de saborear nuestras comidas de la que en principio podemos imaginar. Los estímulos sensoriales influyen –y mucho- en el modo en el que comemos, y por eso resulta tan importante escoger bien los platos que vamos a emplear en nuestro día a día. En Elektra compartimos contigo tres detalles importantes que debes tener en cuenta a la hora de elegir una vajilla, para disfrutar de cada menú como nunca antes.

como elegir una vajilla

1. A la hora de elegir una vajilla, es fundamental pensar en el material

Cuando te planteas elegir una vajilla debes tener muy presente cuál es tu estilo de vida y el de tu familia. Si tienes niños pequeños, lo mejor es que escojas una vajilla de un material resistente, como la cerámica, que además puede introducirse sin problemas en el microondas y en el lavavajillas.

Por otra parte, si vas a celebrar a menudo eventos en casa es probable que prefieras una vajilla de porcelana, más delicada y elegante, perfecta para vestir tu mesa en esas cenas y comidas que compartes con tu familia o amigos.

Otro material que no puedes perder de vista en el momento de elegir una vajilla es la loza. Se trata de una base más porosa que la porcelana y de menor dureza, por lo que se raya con más facilidad. Suele resultar más económica, por lo que se posiciona como la opción ideal para aquellos que no quieren gastar mucho dinero en su vajilla, o que van a usarla durante cortos periodos de tiempo (cuando se trata de la vajilla de la casa de vacaciones, o de una vivienda que solo va a habitarse unos meses).

como elegir una vajilla

2. No pierdas de vista el tamaño de los platos

El tamaño de los platos varía en función de la vajilla de la que se trate. Los platos tradicionales suelen medir entre 25 y 28 centímetros de diámetro, pero cada vez es más habitual encontrar vajillas con platos algo más grandes.

A la hora de elegir una vajilla, lo mejor es que tengas en cuenta el volumen de tu ración de comida habitual, para que no falte ni sobre demasiado espacio en el plato.

Y es que ya se sabe que, antes de comer con la boca, comemos con los ojos,  y solemos caer en la tendencia de llenar siempre el plato, sin importarnos el tamaño que tenga. Por eso, para evitar comer más –o menos- de lo deseado, debemos elegir una vajilla cuyo tamaño de platos se adapte a nuestras costumbres en la mesa.

3. Escoge el color en función de tu dieta

Un estudio de Universidad de Cornell ha desvelado que el color azul actúa como un “supresor natural del apetito”. Por eso, si estás a dieta y buscas limitar la cantidad de comida que te llevas a la boca,  te recomendamos este color. Por el contrario, si necesitas comer más cantidad de lo acostumbrado, a la hora de elegir una vajilla, deberías evitar el azul y decantarte por tonos cálidos como el naranja o el amarillo clarito, o bien el color rojo.

como elegir una vajilla

 

No Comments Yet

Comments are closed