Cómo reducir el desperdicio alimentario: TIPS para no desperdiciar la comida

El desperdicio alimentario es cada vez más común en todos los hogares. Comprar más comida de la que necesitamos o pedir más comida de la que podemos comer en un restaurante son hábitos peligrosos de los debemos empezar a concienciarnos.

¿Por qué son peligrosos? Porque 1,3 mil millones de toneladas de comida se desperdician cada año, lo que se traduce en una cantidad que podría servir para alimentar a aproximadamente dos mil millones de personas, más del doble de las personas que padecen desnutrición en el mundo.

En definitiva, esto significa que un tercio de los alimentos que se producen cada año para el consumo humano son desechados y concienciarnos acerca del aprovechamiento de la comida es crucial para cuidar nuestro planeta y sumarnos a un mundo más sostenible.

En Elektra nos preocupa la sostenibilidad y nos comprometemos con nuestro planeta, llevando a cabo pequeñas acciones que, a largo plazo, pueden suponer un gran cambio. Por ello, queremos que tú también formes parte del movimiento sostenible, dándote algunos Tips para reducir el desperdicio alimentario. ¡Toma nota y empieza cuanto antes! Nosotros ya lo hacemos en nuestro restaurante saludable en Madrid.

Tips para no desperdiciar la comida

Pequeños gestos, pueden ser el inicio de un gran cambio. Así que ¡empecemos!

1.Planifica el menú semanal

Siempre nos han dicho que ir a comprar al supermercado con hambre es un error pero también lo es hacerlo sin una planificación previa ya que tendemos a comprar cosas que no necesitamos.

Confecciona un menú semanal y compra sólo lo que necesitas para cocinarlo. Una vez en el supermercado, fíjate en la fecha de caducidad de los alimentos que ya tenemos y la comida que ya tenemos almacenada en nuestra despensa o congelador.  Además de contribuir al cuidado del medio ambiente, ¡ahorrarás!

2.Guarda los alimentos de la forma más adecuada

Organizar nuestros alimentos y conservarlos correctamente para que duren más en buenas condiciones es también clave para desperdiciar menos comida. Seguro que te ha pasado muchísimas veces olvidarte de verdura que tienes en la nevera y cuando la necesitas ya no puedes utilizarla. ¡Ponle remedio! Usa primero los alimentos más perecederos, alíate con tu congelador si es necesario y optimiza el espacio de tu cocina.

3.Conoce lo que compras

Este es un acto que generalmente nos da mucha pereza, pero en muchas ocasiones leer la etiqueta de los alimentos y conocer sus condiciones de almacenamiento y su composición es importante para saber cómo consumirlos.

4.Ten en cuenta la cadena del frío

Congelar los alimentos en porciones e ir sacándolos del congelador a medida que los necesitamos suele ser el recurso más utilizado para optimizar el uso de alimentos pero en muchas ocasiones cometemos algunos errores. ¿Conoces la cadena de frío? Si no lo haces ya es hora de que te pongas al día, porque de ella puede depender el estado de la comida que te comes cada día.

5.La cantidad justa, por favor

Cocinar más comida de la necesaria es algo muy común en las cocinas de nuestras madres y abuelas. Seguro que cada vez que tu madre hace macarrones, cocina suficiente cantidad para que coma toda la comunidad y se queda en tuppers dentro de la nevera durante días, hasta que al final se tira.

¡No cometas ese error! Mide lo que cocinas y haz las raciones justas para quienes vais a comer.

 

No Comments Yet

Comments are closed