Entrevista a Ana Moreno: «Mindfulness es una herramienta para potenciar el amor a uno mismo»

Acaba de terminar su último libro, ‘Comer con Mindfulness’, y viene a presentarlo a Elektra Madrid. Ana Moreno es escritora pero también es chef, profesora y empresaria, desde el momento en el que, hace unos años, decidió inaugurar su propio hotel rural vegetariano en Olmeda de las Fuentes, a solo 50 km de Madrid.

Hablamos con ella sobre su trayectoria personal y profesional, sobre su último libro y sus proyectos, y descubrimos a una mujer llena de inquietudes que tiene mucho que enseñarnos, ya no solo sobre alimentación o sobre gastronomía, sino también sobre la vida y la importancia del presente.

foto ana moreno

Elektra: ¿Qué reflexión o qué experiencia te impulsó a dar el paso hacia el vegetarianismo?

Ana Moreno: Lo que me llevó a dar el paso para iniciarme en el vegetarianismo fue que a mí no me gustaba la carne. Yo me he criado en puerto de mar, soy de Algeciras, en Cádiz, y allí se come más pescado, por lo menos en mi familia. Cuando tocaba comer carne era casi siempre en el colegio, pero muy poquita.

Sin embargo, cuando me vine a vivir a Madrid a la edad de trece años, yo comía en el colegio, como siempre, pero allí era todo súper carnívoro y para mí eso suponía un asco horroroso. Entonces vi que existía la posibilidad de tomar un menú al que llamaban ‘de régimen’, para chicas que estaban más gorditas, y podías tomar un plato de verdura y un filete a la plancha con ensalada. Falsifiqué una nota de mis padres diciendo que yo tenía que tomar ese menú y empecé a intercambiar los platos con mis compañeras: yo me comía dos primeros –que normalmente era muy fácil porque nadie quería comerse la verdura- y daba mi plato de carne. Así fue cómo empecé.  Y ¿sabes qué pasa? Que cuando te acostumbras a dejar de comer carne, cada vez te apetece menos el pescado.

Por entonces todavía me faltaba información, pero mi hermano me regaló por Navidad un libro de alimentación vegetariana y mi madre empezó a hacerme muchas recetas. Ella siempre me ha apoyado mucho, a pesar de que tenía sus miedos, veía que comía gustosamente lo que no era animal y le parecía bien.

Al llegar a la universidad, en primero de carrera había un grupo que hacía yoga y fui con curiosidad a verlo -te estoy hablando de hace 25 años, que no era como ahora, que prácticamente todo el mundo hace yoga o lo conoce- y allí había gente que era vegetariana. Entonces me di cuenta de que eso mismo era yo, y así empezó todo.

Elektra: En tu opinión: ¿Qué ventajas ofrece para la salud una dieta vegetariana?

Ana Moreno: El principal beneficio de una dieta vegetariana para la salud es que es una dieta baja en proteína animal y grasa saturada, que suelen ir juntas, y alta en fibra. Hay diferentes grados de vegetarianismo: el vegetariano que toma huevos y lácteos solamente toma grasas saturadas en esos productos, y suele ser una ingesta pequeña si la dieta es equilibrada, pero el vegano no toma prácticamente nada, salvo que a pueda tomar aceite de coco o algo similar, que al no ser de origen animal es mucho más fácil de metabolizar.

Por otro lado está la función escoba que tiene la fibra a la hora de eliminar todos los tóxicos de la dieta. Aquí se cumple una cosa que yo enseño mucho a mis alumnos, y es que tan importante es lo que introduces en la dieta como lo que sacas: la dieta vegetariana introduce algo bueno, que es la fibra y saca algo negativo que puede ser es el exceso de proteína animal asociado a grasa saturada.

Pero aparte de todo eso, al ser una dieta muy rica en verdura y en fruta, si se hace bien, lo que va a ocurrir es que se van a incorporar muchos minerales y muchas vitaminas. Son los micronutrientes, que no necesitamos ingerir en una cantidad tan grande como nos ocurre con los macronutrientes –que son proteínas, hidratos de carbono y grasas-, pero que sí que son muy necesarios y que muchas veces, en una alimentación omnívora pueden estar carentes porque se toman alimentos procesados, predefinidos, rediseñados, que ya no contienen estos nutrientes y que son muy importantes porque actúan como  catalizadores de reacciones bioquímicas en el organismo.

Ana Moreno entrevista

Elektra: Acabas de publicar tu último libro: ‘Comer con mindfulness’ ¿Qué te llevó a tratar el tema del mindfulness aplicado al mundo de la alimentación?

Ana Moreno: Mindfulness aplicado al tema de la alimentación es algo que yo he hecho, sin saberlo, a lo largo de toda mi vida: cuando me he enfocado en poner los cinco sentidos en lo que estoy preparando para comer, en diseñar un menú para mí misma, en diseñar un plato o en emplatar. Yo cuando estoy emplatando me siento como si estuviera pintando un cuadro, pierdo la noción del tiempo y es como una terapia.

El mindfulness también está muy asociado a los comportamientos disfuncionales con la comida: ya no te hablo de adicciones, como puede ser el caso de una persona comedora compulsiva, o de una persona con bulimia, sino de esos casos en los que buscamos en la comida una manera de procesar sentimientos que son difíciles de procesar y que otras personas canalizan a través de beber alcohol, o de irse de compras, o de limpiar la casa como posesas. No son comportamientos adictivos pero sí son comportamientos que tienen que ver con una mala gestión de las emociones, por desconocimiento, por no saber cómo canalizarlas, porque es algo que no se enseña y que es muy bueno aprender.

El mindfulness te ayuda muchísimo a separar el hecho doloroso, a través de la atención plena, de las películas que te cuentas y que realmente lo que hacen es aumentar ese sufrimiento. Por eso me gusta tanto, porque si no aumentamos nosotros el sufrimiento, el sufrimiento real sí que se puede manejar sin recurrir a una relación disfuncional con la alimentación o incluso a llegar a tener adicciones, y por eso el mindfulness es una herramienta maravillosa.

Pero, aparte de todo eso, también va a ayudar a que disfrutemos más el acto de comer, que comamos menos y que nos cuidemos más. Mindfulness es una herramienta para potenciar el amor a uno mismo.

Portada Comer con mindfulness

Elektra: Las prácticas de mindful eating no se centran solo en el acto de comer, sino que van más allá ¿Qué otros aspectos de nuestra vida engloban y por qué crees que resulta tan importante tenerlos en cuenta?

Ana Moreno: Las prácticas de mindfulness son herramientas de atención plena y deliberada a lo que está sucediendo momento a momento, y hacerlo de manera amable, con curiosidad, sin saber lo que va a pasar, sin tener expectativas de un resultado. Es muy importante tenerlo en cuenta porque te observas a ti mismo como productor de una realidad que, seguramente, no es la que está sucediendo en el presente, sino que es una realidad que anticipas del futuro y que, seguramente la anticipas en negativo.

Y es que normalmente son miedos anticipatorios, manejarnos mal en la incertidumbre o recrearnos en el pasado. Al final, la vida tiene sufrimiento porque la vida es muy cambiante y, como nos gusta vivir en una zona de confort, en algo que conocemos, cuando las cosas van cambiando nos sentimos a la deriva.

El mindfulnes nos ayuda a manejarnos en esa incertidumbre, en esa deriva permanente, en ese poder estar bien aunque las circunstancias que nos rodean cambien. Por eso tiene tantísimo valor y por eso ayuda a manejar el estrés y a gestionar el sufrimiento.

Elektra: ¿Qué debemos hacer para cambiar el chip hacia una alimentación más consciente?

Ana Moreno: Cambiar el chip hacia una alimentación más consciente es una consecuencia de un cambio interior hacia una mayor conciencia de vida en general. No se puede uno focalizar únicamente en cómo se alimenta, porque tal y como hacemos una cosa lo hacemos todo.

Una de las cosas que le propongo a mis estudiantes en los ejercicios de mindfulnes es que nos fijemos en cómo vivimos la vida y en cómo comemos, y resulta que hay un paralelismo. Se trata de dejar de ponernos lo último y ponernos lo primero, porque parece que todas las actividades de la vida son prioritarias y van antes que nosotros, sin embargo, para que tú puedas hacer esas actividades, tú tienes que estar bien. En esas actividades se incluye relacionarnos con los demás: cuando estamos histéricos, cuando estamos estresados, nos relacionamos con los demás de una manera abrupta, antipática, porque: ¿qué vamos a dar a los demás si estamos mal? Por eso en el mindfulness es muy interesante ser amable contigo mismo, poniéndote por delante, para que así puedas ser amable con los demás.

El hecho de ser amable contigo mismo se manifiesta en que todo lo que haces en el día a día es más consciente: te das cuenta de que te molestas con tu pareja porque, por ejemplo, es muy sociable, y a ti te gustaría que fuera más de quedarse en casa leyendo un libro.

Pero, realmente, ¿qué hay de malo en ser sociable y qué hay de bueno en quedarse en casa? Son formas de ser; Cuando te observas y te das cuenta de eso, ya no te enfadas. Con la alimentación pasa igual: cuando tú te observas y te das cuenta de que recurres a un tipo de alimento porque tienes una emoción determinada o porque tu mente te dice qué es lo que hay que comer pero que es un pensamiento que realmente está desconectado de lo que de verdad te pide el cuerpo, entonces puedes, ante esa observación, cambiar tu acción.

Ana Moreno entrevista

Elektra: Los adultos podemos entender los beneficios que nos aporta una dieta saludable y concienciarnos, en cierto modo, para adoptarla y mantenerla, pero con los niños es otra historia… ¿Podrías darnos algunas claves para introducir a los niños de la casa en el mindful eating ‘flexivegetariano’ sin morir en el intento?

Ana Moreno: Los niños lo hacen mejor que los adultos, comen de manera natural lo que les apetece y lo que es bueno para ellos. Los adultos somos los inseguros, los nerviosos y los preocupados que queremos decirle: “ahora tienes que comer esto o ahora tienes que comer lo otro”.  El niño sabe cuándo parar y sabe de lo que tiene que comer. Eso se vio en un estudio en el que se puso a siete bebés a comer por el suelo en un buffet libre. Se comprobó que cada día comían súper desequilibrado pero, en el cómputo total de una semana, cada bebé había hecho una alimentación muy equilibrada.

No creo en la filosofía encorsetada de que hay que comer un porcentaje determinado cada día de cada nutriente. Yo creo que hay que seguir lo que tu cuerpo te pide y somos los adultos los que nos equivocamos intentando hacer comer al niño lo que tiene que comer. El problema es que el niño al final se va desconectando de lo que siente y a medida que va cumpliendo años empieza a tener el comportamiento de los adultos y empieza a desconectarse también como nosotros.

Todo esto se basa en que somos muy miedosos, y lo comprendo, porque yo soy la primera, pero creo que la vuelta a comer de manera correcta es la vuelta a la conexión con lo que el cuerpo de verdad te pide, con tu sentir, y dejar la mente para que nos complemente en otras tareas, pero no en la elección de lo que nos pide el instinto.

Elektra: En 2012 inauguraste tu Máster en Cocina Vegetariana, del que actualmente existe también versión online, y desde entonces no has dejado de trabajar en cursos y talleres para acercar el mundo del vegetarianismo y de la alimentación consciente a todos los públicos ¿Cuál le recomendarías a alguien que quiera iniciarse en esta forma de vida de una manera sana y equilibrada?

Ana Moreno: Sin ninguna duda te diría que el curso online para vegetarianos muy verdes. Es un curso en el que no hace falta saber nada -aunque si sabes también está bien- en el que recibes cada semana un video de una hora, en el que se hace un recorrido desde cero sobre la alimentación vegetariana.

Se aprende muchísimo porque son 40 videos, 40 semanas, se hacen muchísimas recetas y, además, se ve teoría y se pueden preguntar dudas. Y lo más alucinante de todo es el precio, porque son 20 euros al mes, una cosa accesible a todo el mundo, y te puedes dar de baja si no te gusta.

Por otra parte, los videos no caducan, los tienes para siempre y los puedes ver todas las veces que quieras y practicarlos. Han pasado ya mil alumnos por este curso y la verdad es que la gente está súper contenta.

 

Elektra: ¿Qué proyectos te planteas en un futuro próximo?

Ana Moreno: Ahora estoy a tope como siempre con mi máster de cocina vegetariana, que realmente es un máster de desarrollo personal a través de la alimentación y de todo lo que tiene asociado. Estoy a tope con mi último libro ‘Comer con Mindfulness’, enseñando el mindfulness aplicado a la alimentación y escribiendo el próximo que, de momento, me lo guardo un poquito en secreto.

Además, acabamos de renovar al cien por cien la formación del master en cocina vegetariana, tanto presencial como online, con lo cual se ha ‘remozado’, a pesar de que tiene solo tres años de antigüedad.

Pero yo estoy en constante evolución y mi evolución me lleva a tender las bases de una cocina saludable pero sobre todo a ayudar a las personas a que conecten con su propio ser, con su propia esencia, y me parece que es la única manera de vivir con plenitud.

Elektra: Como sabes, en Elektra trabajamos un concepto de cocina saludable, en el que los platos veganos y vegetarianos tienen un especial protagonismo. Si tuvieras que quedarte con un solo plato de nuestra carta, ¿con cuál sería?

Ana Moreno: No te puedo decir cuál es mi plato preferido pero sí que me encantan los desayunos. La oferta de desayunos que tiene Elektra es una pasada, no conozco ningún sitio así en Madrid. Es una idea que yo he tenido muchísimas veces, el hecho de decir: ojalá hubiera un sitio para poder ir a desayunar con una oferta amplia de platos saludables y que puedan ser contundentes, porque no la había.

Me parece un gran acierto y me parece que es una maravilla poder ir allí, estar en ese entorno tan bonito trabajando con el ordenador, especialmente en el caso de todas esas personas que somos freelance o que teletrabajamos. Me parece una idea redonda y todos los platos de los desayunos me apasionan.

Creo que eso es lo que más me ha cautivado de Elektra: me parece rompedor y me parece que el entorno y la música acompañan, además de contar con un wifi de calidad y con la posibilidad de tomar un desayuno tan riquísimo.

No Comments Yet

Comments are closed