La importancia del comercio justo

Hablar de comercio justo es hablar de igualdad y de oportunidades para todos. Según la definición de la propia Organización Mundial del Comercio Justo, nos encontramos ante “un sistema comercial basado en el diálogo, la transparencia y el respeto, que busca una mayor equidad en el comercio internacional prestando especial atención a criterios sociales y medioambientales”.

Aún tenemos mucho camino por recorrer en este sentido, pero existen ciertos mercados en los que este tipo de comercio ha ido ganando terreno en las últimas décadas. Dos de sus buques insignia, sin ninguna duda, son el café y el chocolate, y en Elektra queremos desvelarte los entresijos de su comercialización, para descubrir contigo cómo son capaces de cambiar la sociedad que los produce.

El café de comercio justo

Puede que no lo sepas, pero el café es la segunda materia prima legal de mayor comercialización en el mercado mundial; tan solo es superado por el petróleo. Según los datos de la Coordinadora Estatal de Comercio Justo, cada año se consumen cerca de 600.000 millones de tazas de café a lo largo y ancho del planeta o, lo que es lo mismo: 1.644 tazas al día.

El café de comercio justo

El mercado del café pone en marcha una gigantesca cadena de producción en la que se ven implicados muchos protagonistas: desde los trabajadores de los campos  y sus familias hasta un sinfín de intermediarios que sacan provecho de sus beneficios hasta el momento de llegar al consumidor final. Y, en todo este entramado, los pequeños productores son los que tienen todas las de perder, excepto cuando hablamos de café de comercio justo.

En ese caso, y tal y como señala la Coordinadora Estatal de Comercio Justo, se establece una relación comercial “alternativa, justa, horizontal y estable en el tiempo, en la que todas las voces son escuchadas y tenidas en cuenta; unas condiciones de trabajo y salario dignos y equitativos para hombres y mujeres, que combaten la explotación laboral y el trabajo infantil, y que fomentan el desarrollo social de sus comunidades”.

La garantía del comervio justo

Cafe comercio justo Elektra

Los grupos que producen y comercializan el café a través del comercio justo tendrán asegurados sus derechos laborales: capacitación básica, salud ocupacional, libre asociación y organización sindical… y contarán con la certeza de que su café será comprado a un precio justo y estable, alejado de la especulación y la volatilidad que caracterizan al mercado globalizado.

Además, el comercio justo ayuda a impulsar el desarrollo económico y social de las comunidades productoras, al poner en marcha proyectos educativos y de escolarización para los más jóvenes, y asegurando una fuente de ingresos digna y sostenible a cada una de sus familias.

El chocolate de comercio justo

El chocolate pasa por un largo proceso comercial desde el momento en el que se cosecha hasta que llega al consumidor. Los datos de la Coordinadora Estatal de Comercio Justo nos dicen que, cada año, las ventas de chocolate a nivel mundial superan los 100.000 millones de dólares estadounidenses, pero sus beneficios no se reparten de manera equilibrada entre los distintos actores que toman parte del proceso productivo.

Más del 90 % de la producción global de cacao viene de pequeñas plantaciones de tipo familiar, con extensiones medias de dos a cinco hectáreas, que suponen la principal actividad y fuente de ingresos para las personas que las trabajan. Sin embargo, estos millones de pequeños agricultores no tienen ningún poder de decisión sobre el precio de sus cosechas y se encuentran ciertamente desamparados en muchos aspectos.

chocolate-negro-comercio-justo

Se suele estimar que el precio que se paga por el cacao incluido en una tableta de chocolate apenas representa el 10 % del precio que pagamos por ella en el supermercado, pero el porcentaje que reciben los cacaocultores es todavía menor: entre un 3 % y un 6 % de su precio de venta final. Para que puedas hacerte una somera idea de cómo están las cosas, te diremos que hace solo unas décadas los productores recibían bastante más: en torno a un 16 % del  precio final de la tableta.

Así actúa el comercio justo

Ante esta lacra, el comercio justo lucha por establecer relaciones comerciales asentadas en pilares tan importantes como el diálogo, la transparencia y la horizontalidad. Para ello, fija un precio mínimo para el cacao, que garantice que sus productores pueden vivir dignamente. Ello supone una auténtica red de protección en esos momentos en los que el precio internacional del cacao se desploma, algo que sucede mucho más a menudo de lo deseado. Por encima de este mínimo, el comercio justo paga una prima de desarrollo complementaria que se invierte en los proyectos comunes que la comunidad productora considere oportunos.

Así las cosas, que el comercio justo transforma la realidad de la comunidad que lo produce es un hecho, y por eso en Elektra hemos decidido apostar solo por cacao de comercio justo y café de comercio justo, procedente de tostadores que cultivan en fincas propias en Colombia.

Sabemos que el camino es largo, pero aquí están los primeros pasitos.

cafe comercio justo

Que el comercio justo transforma la realidad de la comunidad que lo produce es un hecho, pero: ¿de qué manera lo consigue?