Dos recetas para saborear todos los beneficios de la moringa

A la moringa se le llama también el ‘árbol de la vida’, porque se trata de una especie muy rica en vitaminas, minerales y micronutrientes. Entre sus incontables beneficios, podemos destacar que nos ayuda a disminuir el cansancio y la fatiga, favorece el normal funcionamiento del corazón y del sistema inmunitario y nervioso, y contribuye a la formación del colágeno y a la protección de las células frente al daño oxidativo.

Si hace unas semanas te mostrábamos todo lo que la moringa puede hacer por ti, hoy en Elektra queremos proponerte dos recetas para que saborees todos sus beneficios de la forma más saludable y deliciosa.

¿Te animas a cocinarlas con nosotros?

Receta de ensalada con vinagreta de moringa

Receta ensalada moringa

Ingredientes para 4 personas:

  • 2 tomates rosas escaldados y pelados.
  • 1 manojo de punta de espárragos trigueros
  • 200 g de batata
  • 2 cucharadas de moringa en polvo
  • 4 cucharadas de aceite de oliva.
  • 1 cucharada de vinagre
  • 1 pizca de sal y
  • 1 pizca de pimienta negra
  • Cebollino

 

 

Receta ensalada moringa

Para preparar nuestra ensalada tan solo tenemos que cortar en dados los tomates y la batata cocida, y ponerlos en una fuente junto con las puntas de espárragos trigueros.

Por otro lado, prepararemos la vinagreta de moringa, mezclando el aceite de oliva, el vinagre, la pimienta y la moringa en polvo.

Agregamos la vinagreta y el cebollino a nuestra ensalada de moringa y salpimentamos al gusto.

Receta ensalada moringa

Receta de bizcocho de moringa casero

Ingredientes

  • 4 huevos.
  • 100 g de harina integral.
  • 80 g de azúcar moreno
  • 20 g de sirope de agave.
  • 5 cucharadas de moringa en polvo.
  • Media cucharada de té de semillas de vainilla.
  • 50 g de azúcar blanquilla.
  • 50 g mantequilla o manteca de cacao.

Receta bizcocho de moringa

Para comenzar a preparar nuestro bizcocho de moringa, empezamos mezclando el azúcar blanquilla con la manteca de cacao o mantequilla, y la trabajamos hasta que quede una masa de una textura similar a la pasta de dientes.

A continuación, mezclamos todos los ingredientes secos, excepto el azúcar moreno, y reservamos.

Montamos el huevo y le incorporamos el azúcar moreno, y seguimos batiendo hasta hacer espuma.

Es el momento de mezclar los ingredientes secos con la masa que hemos preparado con el azúcar y la manteca o mantequilla, y de combinarlos a su vez –con movimientos envolventes- con el sirope de agave y con la espuma de huevo.

Vertemos la mezcla en un molde de bizcocho engrasado con aceite de girasol y lo horneamos, entre 20 y 25 minutos, a una temperatura de 180 grados.

Bizcocho de moringa

No Comments Yet

Comments are closed